Una oficina ecológica

Es saludable y ahorrativa

 

 

 

 

 

 

 

Convierte tu oficina en una oficina  ecológica

 

 

La energía que se utiliza para calefaccionar, refrigerar e iluminar los espacios de trabajo y los hogares representan cerca de un tercio de la energía que se consume en Estados Unidos.

 

 

En los últimos 15 años, la típica demanda de luz en los edificios comerciales ha sido reducida a la mitad. Sin embargo, según los expertos todavía se puede reducir 40 por ciento a 60 por ciento más. Si al consumo de energía, se le suma el derroche de papel, de plásticos y la climatización artificial, la conclusión es sencilla: los lugares de trabajo están muy lejos de ser sitios saludables y 'amigables' con la ecología.

 

 


Reducir gastos es un objetivo común de todas las empresas, por eso, para algunos, las “oficinas verdes” son sinónimo de “oficinas inteligentes”, algo que también resulta un excelente argumento para atraer nuevos clientes, ya que está demostrado que la “construcción verde” es mucho más que una moda. Todo esto sin tener en cuenta que la creatividad aumenta cuando se trabaja en un ambiente con iluminación y climatización natural.
Consejos para hacer más ecológico tu espacio de trabajo:

 

 


• Si puedes, ubica tu oficina en un lugar donde tengas luz natural la mayor parte del tiempo.

 


• Coloca bombillos de energía eficiente.

 


• Si tienes que cambiar el piso, compra una alfombra ecológica de fibras naturales.

 


• Si tienes que tapizar las sillas o sillones, opta por telas que no posean fibras sintéticas. Recicla todo: el papel, los cartuchos de tinta.

 


• Aprovecha los recursos como el correo electrónico y el teléfono.

 


• Evita comprar productos químicos y tóxicos para la limpieza; reemplázalos por limpiadores “verdes”.

 


• Si tienes que comprar muebles, prefiere los reciclados y los que tienen revestimientos y adhesivos libres de formaldehídos
Reemplazando algunos de tus equipos por alguna marca que posea el emblema Energy Star.

 


• Computadoras: Utilizan 70 por ciento menos de energía. Si se dejan inactivas, entran en un modo de bajo consumo, que utiliza 15 watts o menos.

 


• Scanners: Ahorran el 50 por ciento de energía, ya que después de no usarlos por determinado tiempo, entran en un modo automático de bajo consumo.

 


• Impresoras: Consumen 60 por ciento de energía comparada con una que no es eficiente.

 


• Monitores: Gastan 85 por ciento menos que un monitor estándar debido a que poseen las funciones de “encendido”, “descanso” y “desconectado” para obtener el emblema. En el modo de encendido, se usa el máximo de energía. En modo de “descanso”, el monitor consume dos watts o menos. Y en el modo de “desconectado”, consume un watt o menos.

 


• Fax: Tienen un consumo menor del 40 por ciento con respecto a los equipos comunes.

 

 





Seguir en : ¿Qué Podemos Hacer?

Secciones de Información



Idiomas